La Costa Azul

Destino turístico imperdible en Francia

¡La verdadera Costa Azul se extiende desde Cannes hasta Menton!

Si la Costa Azul es hoy un destino turístico imprescindible, se lo debe sobre todo al clima templado del invierno y a sus 120 kilómetros de playas que comienzan a tener afluencia en marzo.

Los 12 millones de personas que la visitan cada año aprecian indudablemente sus 300 días de sol al año y la concentración de lugares turísticos que la Costa Azul ofrece en sus principales ciudades. Desde la frontera con Italia, Menton, Mónaco, Niza, Antibes, Cannes y Grasse rivalizan a nivel de atracciones.

Localidades más pequeñas como Eze, Villefranche, Vence, Saint Paul, Mougins o Saint-Tropez se han unido a ellas. En cuanto a los pueblos del interior, aportan la riqueza de sus tierras y una apertura hacia la naturaleza de los Alpes Marítimos. Todo esto constituye la oferta excepcional de la Costa Azul.

Como tantos visitantes franceses y extranjeros, te sorprenderá su luz, disfrutarás de sus tradiciones culinarias provenzales y nizardas, te divertirás con los innumerables espectáculos y festivales que se organizan, disfrutarás de paseos por sus calles y mercados, y podrás hacer una pausa en una terraza de algún café o restaurante.
 

Costa Azul de la Costa Azul

Información práctica

¿Hay más todavía?
¿Cómo explicar el éxito de la costa azul?

«Costa Azul» es el nombre relativamente reciente que el escritor Stéphen Liégeard dio a la región a finales del siglo XIX. Esta marca o nombre «comercial», que diríamos hoy, dio en el clavo. Describe el color del mar y del cielo, del que disfruta este rincón del sur de Francia. A nivel más profundo, expresa el deleite visual que seduce a todos los visitantes. Hoy en día es un destino turístico de visita obligada. La Costa Azul cuenta con el aeropuerto más grande de Francia a excepción del de París, y ha hecho de la hospitalidad un arte: acoge tanto a los turistas como a las empresas en su parque tecnológico Sophia Antipolis. Pese a todo, sería un error reducirla a solo esto.

La arquitectura mezcla los estilos provenzal, italiano, belle époque, etc. El patrimonio arquitectónico y cultural también está constituido por muchos tesoros culturales como monasterios, abadías, catedrales, iglesias y capillas, muchas del estilo barroco. Proceden de la historia y de las tradiciones que se forjaron aquí, como es también el caso del famoso carnival de Niza, cuyos orígenes vuelven a Edad Media.

Desde la antigüedad, esta franja costera ha tenido una rica historia. Nos ha dado un patrimonio excepcional por su variedad. Los grabados rupestres del Valle de las Maravillas en Mercantour se remontan a 3000 a. C. Roma legó a Niza Cemenelum y su anfiteatro, o el Trofeo de los Alpes sobre Mónaco, construido en honor del emperador Augusto. El monasterio de Lérins en las afueras de Cannes y todos los pueblos encaramados datan de la Edad Media. Luego llegaron las fortificaciones de Vauban en las fronteras de la Provenza. La estatua de Giuseppe Garibaldi preside la hermosa plaza que lleva el nombre de este ilustre nizardo.

La época moderna ha enriquecido el patrimonio cultural de esta parte de Francia, compuesta por la Provenza marítima y el Condado de Niza. La Costa Azul se ha nutrido del interés que ha generado. A finales del s. XIX, se crearon teatros, salas de conciertos y óperas para el disfrute de los veraneantes ilustres de la época, incluyendo la aristocracia de toda Europa. Los pintores de la modernidad, atraídos por la belleza y la luz de la Costa Azul, nos han dejado como patrimonio obras de valor incalculable y museos como los dedicados a Picasso (Antibes), Fernand Léger (Biot), Matisse y Chagall (Niza), Bonnard (Le Cannet) y la Fundación Maeght en Saint Paul. También se han creado festivales de música para celebrar la música clásica, el jazz (el de Antibes Juan-les-Pins es el más antiguo), así como las músicas del mundo. Ahora bien, cuando hablamos de un festival, es el festival de Cannes, que a todos nos viene automáticamente a la mente al pensar en festivales de cine y que abre la temporada de verano cada año a partir de mayo. Es entonces cuando la Costa Azul atrae la atención de todo el planeta.
Así que, en la Costa Azul, tendrás mucho más que playas soleadas. Es toda una cultura mediterránea a tu alcance, con su historia, su gastronomía y la riqueza de sus ciudades.

Cotización o Reserva Contáctenos