Campamentos de verano en Francia

Programa todo incluido: cursos de francés, actividades recreativas todos los días, supervisión y seguridad.

8 campamentos de verano para niños y jóvenes en 2022

Estudiar francés en Francia para niños y jóvenes de 6 a 17 años

Las ciudades de nuestros campamentos de francés: 

Solicitar un presupuesto personalizado

Pide un presupuesto personalizado y obtén todos los detalles sobre los cursos de francés, el alojamiento, el programa de actividades y excursiones, y los traslados.

Presupuesto personalizado Contáctenos

Por qué elegir a «CIA Juniors» para participar en campamentos en Francia 

Nuestros estudiantes testimonian

Descubre nuestro campamento de verano en inglés en Antibes

El pueblo inglés”
En verano, en un campus de Antibes, hemos organizado un campamento de verano en inglés, un «pueblo inglés» en el que los jóvenes se comunican y aprenden inglés mientras se divierten.  

Además, este programa se ofrece con y sin alojamiento.

Antibes English camp

 

Cursos de francés para jóvenes en Francia

Folleto gratuito

Prepara tu estancia con nuestros programas

Descargar

Ofertas especiales

¿Por qué aprender francés en Francia para adolescentes y niños?  

El concepto de estancia lingüística para adolescentes se estableció en Francia en los años 70 con entusiasmo por aprender el inglés en todos sus aspectos.

Ir a Inglaterra y luego a Irlanda era una oportunidad para que los jóvenes nativos de cualquier idioma hicieran innumerables descubrimientos. Todos tenemos buenos recuerdos de esos momentos, tanto como fundadores de nuestro crecimiento personal como ricos en descubrimientos, cuando éramos esos extraños desconocidos para nuestros anfitriones británicos y ellos también lo eran para nosotros.

En cuanto a nuestros padres, especialmente conservaron la ventaja de ocupar de forma inteligente y segura a sus niños pequeños probándolos a nuevos viajes de idiomas durante las vacaciones de verano.  

Cuando el francés, como lengua estudiada en los sistemas escolares internacionales, comenzó a ofrecer viajes de idiomas para jóvenes, el concepto ya estaba bien definido.

Todo lo que quedaba era adaptarlo a las particularidades de Francia. La enseñanza del francés como lengua extranjera se ha convertido en una especialidad por derecho propio con sus cursos y diplomas otorgados por las universidades francesas. En verano, el francés para jóvenes extranjeros se profesionalizó aún más. Con los libros de texto de las principales editoriales de enseñanza, especialmente diseñados para los jóvenes estudiantes, comenzaron a surgir nuevos enfoques metodológicos.

Hoy en día, los cursos de francés para niños son impartidos por profesores cualificados

Estos últimos saben servirse de una amplia gama de materiales, como las TICE, para conferir a los fundamentos del aprendizaje de cualquier lengua un carácter lúdico, creativo y estimulante, y desarrollar así una pedagogía del deseo que motive a los jóvenes.

Los viajes lingüísticos para adolescentes completa su oferta tras la creación en Francia de su propia didáctica.

Integrando componentes culturales, en particular a través de toda una sección dedicada a la vida extraescolar. 

Así, en las escuelas de francés de Francia se diseñaron programas recreativos específicos, ricos en actividades deportivas, excursiones y visitas culturales para descubrir lugares históricos y turísticos mientras se aprende el francés en Francia.

Hoy en día, los deportes y el descubrimiento del patrimonio son parte del aprendizaje del francés en Francia y están supervisados por animadores capacitados. Vigilan escrupulosamente la seguridad de los jóvenes.

Estos monitores, adultos jóvenes franceses, a menudo estudiantes universitarios desempeñan en cierto modo el papel de hermanos y hermanas mayores de los escolares: basta con verlos, llamándose mutuamente por su nombre. Estos supervisores contribuyen, a través de sus intercambios constantes con los adolescentes y su proximidad con ellos, a crear, antes y después de las clases de francés, el entorno «todo en francés» que hoy en día define a las estancias de inmersión en Francia.

Las escuelas de francés en Francia establecieron rápidamente un servicio dedicado a proporcionar alojamiento con familias francesas.

Con este objetivo y para facilitar y ampliar este concepto de inmersión en el proyecto educativo de las escuelas de francés que estas familias de acogida deben saber cómo ofrecer restauración y servicios de calidad, además, deben tener un conocimiento especial de cómo relacionarse con los jóvenes.

Esto se traduce en una capacidad de compartir y comunicarse y, sobre todo, de tranquilizar a los adolescentes extranjeros que, aunque se interesan en Francia y su lengua, a veces pueden sentirse intimidados porque no están familiarizados con los códigos franceses.

Este tipo de alojamiento requiere un esfuerzo de adaptación

Para algunos jóvenes extranjeros este tipo de alojamiento no es adecuado y Por este motivo, muchos estudiantes jóvenes eligen alojarse en el campus. En sus residencias de estudiantes, las escuelas de francés ofrecen a los jóvenes la ventaja de vivir en comunidad durante el verano, con actividades por la tarde en las que los monitores proporcionan una supervisión adecuada.

Esta opción de alojamiento también posibilita múltiples intercambios entre los adolescentes y el personal de las escuelas: el personal administrativo, de animación y de cocina, junto con el equipo pedagógico, son los adultos encargados de crear una inmersión lingüística que va más allá de las clases de francés.

Hay un componente de las estancias lingüísticas cuyo interés va más allá del mero hecho de venir a Francia para aprender francés y que merece ser destacado. 

Se trata de un aspecto muy útil para el crecimiento personal de estos jóvenes que vienen solos: el estar alejados de sus seres queridos, a menudo, por primera vez. De esta partida surgen situaciones, confrontaciones y experiencias que ayudarán a la construcción de su personalidad, como tan bien expresa el famoso adagio «los viajes forman a la juventud», que le debemos a los intelectuales de la Ilustración, ya conscientes por aquel entonces del rol educativo que ofrece la confrontación con otras culturas y con diferentes maneras de concebir el mundo.

Otra consideración importante: las estancias lingüísticas en Francia deben servir también para sensibilizar a los adolescentes extranjeros. Deben permitirles comprobar que el curso de francés no es una simple asignatura escolar que se reduce a buenas o malas notas, sino una verdadera herramienta para poder realizar intercambios con diferentes personas en un país extranjero: los franceses en Francia.

El profesor trabajará para facilitar esta toma de conciencia sacando a los estudiantes del contexto del aula. Se asegurará de que se produzcan intercambios con comerciantes, transeúntes, profesionales, etc. Preparará de antemano a sus alumnos, dotándoles de las herramientas lingüísticas necesarias para realizar estos intercambios fuera del aula.

La asociación entre lecciones de francés y un entorno francófono sensibiliza a los adolescentes.

De esta forma, los jóvenes podrán demostrar su capacidad para afrontar situaciones cotidianas en el mundo real. Guiados por el profesor que no intenta ponerlos en situaciones de dificultad, sino en confianza, los alumnos comprueban así que su autonomía va aumentando gradualmente.

La estancia en Francia quedará como un paréntesis.

Con todo, el tiempo dedicado a aprender francés en el extranjero habrá sido un momento suspendido en otro lugar, donde el joven habrá conocido otra cosa, habrá sido sacudido en sus certezas, habrá perdido sus referencias y habrá tenido que hacer un esfuerzo de adaptación a un nuevo entorno internacional, con jóvenes de su edad procedentes de todas las partes del mundo.

Habrá madurado, se habrá descubierto a sí mismo un poco más, habrá ganado algo de confianza y, por último, se habrá divertido haciendo quizá nuevos amigos para toda la vida. 

¿Cómo aprender francés para los jóvenes?

  • Pasa tiempo con ellos
  • Dales cómics en francés
  • Ponles dibujos animados en francés
  • Dirígete a ellos en francés, si es posible
  • Enséñales canciones en francés
  • Haz que memoricen una palabra nueva al día

 Sí, sobre todo si puede aprender el idioma en Francia, pero depende de varias variables:

  • Su lengua materna: Si es una lengua romance, será fácil
  • Si es el inglés: entre 650 y 750 horas para el B2
  • Si es una lengua alejada del francés: entre 850 y 950 horas para el B2

Si tomamos como ejemplo el Centre International d’Antibes, escuela de idiomas de referencia en Francia:

  • 820 €/semana para un campamento de francés todo incluido en Antibes
  • 850 €/semana para un campamento igual en Cannes
  • 1285 €/semana para un campamento «Premium» en Juan-les-Pins

  • Combinar el amor por los adolescentes y el amor por la lengua francesa.
  • Persuadir a los estudiantes de que el aprendizaje del francés es capaz de cubrir todas sus necesidades en todos los ámbitos de la comunicación.
  • Organizar actividades para que participen: concursos de canciones, festivales de teatro y cine.
  • Ser amable con los estudiantes.

Para aprender francés gratis hay varios sitios web de diversa calidad.
Hemos seleccionado «Le français et vous». Su editor, Alexandre García, es una autoridad en el campo de la pedagogía del francés como lengua extranjera (FLE) en Francia.