Estudiantes franceses

Estudiar francés en ParísAdultos

lección juvenil
señal de carretera
Cursos de francés en 
París
LA MEJOR MANERA DE MEJORAR SUS Francés EN LA CIUDAD Más BELLA DEL MUNDO!

La escuela de referencia para cursos de francés en París

Una escuela de francés para adultos situada en un edificio de estilo Haussmann, a pocos minutos de la Ópera de París.
Fundada en 1988, nuestra escuela está situada en el barrio de Grands Boulevards, en el corazón de París. Una ubicación privilegiada cerca de la Ópera, del Louvre, del Centro Beaubourg y de los grandes almacenes.

Aprender francés en esta parte de París significa aprender a hablar en el corazón del París tradicional, en la Francia de los cafés, empaparse del francés cotidiano y del francés propio de los "titis" parisinos que todavía puede escucharse por algunos rincones.
Durante sus 30 años de experiencia en la enseñanza del francés como lengua extranjera, la escuela ha recibido en París a cerca de 60 000 estudiantes de 60 nacionalidades diferentes.
Su pedagogía profesional y cercana, facilitada por el pequeño tamaño de los grupos, anima y estimula a los estudiantes, al mismo tiempo que potencia su creatividad para un aprendizaje sin limitaciones. Gracias a ella, la escuela ha obtenido el sello "Qualité" de la administración francesa y ha obtenido las mejores notas posibles en todas las áreas de evaluación.

Los cursos
1 semana mínimo

La escuela ofrece una amplia gama de cursos de francés que se adaptan a tus necesidades y deseos.

Cursos intensivos

20 clases de 45 minutos por semana, por la mañana 
26 clases de 45 minutos por semana, por la mañana 

Destacan sus cursos intensivos por las mañanas, con 20 o 26 clases, de 9:00 a 12:00 o 13:00, según el número de clases elegidas, impartidos en grupos de un máximo de 14 estudiantes, que ofrecen el tiempo necesario para descubrir la ciudad por la tarde.

La escuela también ofrece programas de preparación para el DELF, con dos clases por la tarde a la semana, o un programa de francés de negocios por la mañana o por la tarde, que se puede adaptar a los horarios personales.
En general, los cursos se imparten en un ambiente amigable y enfatizan la comprensión y expresión oral y escrita, para que cada alumno pueda participar fácilmente y mejorar su confianza en su capacidad de comunicación en francés.

La escuela

Una escuela situada en el barrio de "Grands Boulevards"

Estudiarás en un típico edificio parisino, muy bien situado en el corazón de la capital francesa. La escuela cuenta con 20 aulas equipadas con materiales audiovisuales modernos, una cafetería y una agradable zona de descanso.

Vivas donde vivas, te será fácil llegar a la escuela, ya que está muy bien comunicada por transporte público (metro, autobús o tren RER). (Metro: estación Grands Boulevards, líneas 8 y 9, Autobús: líneas 20, 39, 48, 67, 74 y 85)

Alojamiento
1 semana mínimo

Para tu estancia en París, te ofrecemos una amplia selección de alojamientos adaptados a todas las edades y presupuestos.

Gran elección para todos los presupuestos

quedarse en Paris llegada a la entrada del hotel
cócteles con amigos aperitivo con amigos
Hotel paris quedarse en París

Según tus criterios de selección, puedes optar por un hotel, una residencia hotelera o de estudiantes o alojarte con una familia anfitriona parisina.
 

Estos alojamientos se seleccionan cuidadosamente pensando en tu comodidad, teniendo en cuenta la distancia desde la escuela y las facilidades disponibles para llegar a ella.Todos nuestros alojamientos están ubicados en el centro urbano de París.

Buenas razones para estudiar francés en París

París es una ciudad de visita obligada para cualquier persona que estudie francés o que desee conocer mejor la cultura francesa. Ciudad romántica por excelencia, la Ciudad de la Luz ofrece muchos encantos. Estudiar francés en París te permite combinar el aprendizaje del idioma con el descubrimiento de aspectos culturales. ¡Pero ten cuidado de no distraerte demasiado con los atractivos de la ciudad!

El francés es ante todo la lengua de la cultura y de la literatura.

Muchos escritores vivieron en la capital francesa, entre ellos Víctor Hugo, que decidió instalarse allí en 1832 y vivir en un apartamento de la Place des Vosges hasta 1848. Al final de su vida, Boris Vian, el famoso autor de La espuma de los días, eligió el distrito XVIII como su lugar de residencia. Voltaire, Marcel Pagnol y Romain Gary también se dejaron seducir por el estilo de vida parisino. Emile Zola y Alexandre Dumas (hijo) nacieron en el distrito II.

Y es también el idioma de la moda, la elegancia y el refinamiento.

¡Estas características definen a la perfección a la ciudad de París! No olvidemos que la capital sigue siendo la meca de la alta costura. Jean-Paul Gaultier, Dior, Givenchy, Yves Saint Laurent, Hermès o Lanvin tienen numerosas boutiques en los Campos Elíseos o en la prestigiosa avenida Montaigne. Si te atrae el sector del lujo, París es también una opción muy relevante.

¿Con ganas de tomar un poco de aire fresco después de la escuela?

No hay problema, París ofrece muchos lugares perfectos para caminar o correr. El jardín de las Tullerías, el jardín de Luxemburgo, el parque de Montsouris o los muelles del Sena son lugares ideales para estas actividades.

El francés es el idioma del pensamiento y del Siglo de las Luces.

Como bien sabrás, París es la sede de la prestigiosa Universidad de la Sorbona. Además de la Sorbona, la ciudad también cuenta con otros centros de enseñanza superior, como la Escuela Politécnica, la Escuela Nacional de Administración (ENA), HEC, Ciencias Políticas, la Escuela Normal Superior, etc. La oferta es muy amplia: escuelas de periodismo, de publicidad, de ingeniería, de hostelería, de cine, etc.
La ciudad más hermosa del mundo (¡sí, podemos decirlo!) es también un centro económico y financiero de gran importancia a nivel europeo y mundial. Es una buena noticia, porque todos sabemos que un diploma de francés es una ventaja en un CV y ofrece oportunidades en muchos campos (turismo, diplomacia, etc.)
Si estudias francés o si quieres perfeccionarlo, no solo es porque amas la lengua francesa, sino también el estilo de vida francés, que destaca especialmente por otorgarle a los placeres del comer un protagonismo significativo. Y es que París es, además, un lugar ideal para conocer y apreciar la gastronomía francesa.


Estudiar en París te permite disfrutar de una oferta cultural excepcional.

Tendrás la oportunidad de estar cerca de museos como el Centro Pompidou, que ofrece obras de Matisse, Ernst, Braque o Dubuffet. Además, hay muchos museos gratuitos y exposiciones de acceso abierto. No te olvides de visitar el Louvre, el museo de Orsay y el museo del muelle Branly. Y si la idea de recorrerte los pasillos de los museos no te atrae demasiado y prefieres irte a Disneylandia, ¡no hay problema!
Si vienes para desarrollar tus competencias en el idioma de Molière, ten cuidado de no dejarte distraer por las muchas tentaciones que ofrece la capital y sus alrededores. Habrá quien te dirá que nada supera la tranquilidad de las provincias, que París es una ciudad ruidosa, que la vivienda es muy cara, que los habitantes son más bien arrogantes, que se pierde mucho tiempo en los atascos y que el aire limpio es una rareza.

Otras malas lenguas te recordarán que los Campos Elíseos no solo son famosos por sus tiendas de lujo, sino también por los conflictos de las manifestaciones de los miembros del movimiento de los chalecos amarillos. El aspecto positivo es que, al escuchar sus eslóganes, tendrás la gran suerte de ampliar tu vocabulario tanto en a nivel de argot como de habla informal...
En cuanto al clima, París disfruta de mil setecientas horas de sol al año. Eso sí, ¡en Niza hay más de mil horas más! Tú eliges.
¿Te dijeron que había vino en París? No te han engañado, pero las viñas de Montmartre no dan un Saint-Emilion o un Pétrus. En cuanto a la comida, grandes chefs como Christian Le Squer, Michel Rostang, Alain Passard o Joël Robuchon hacen de París un lugar de prestigio. Cabe destacar que, entre los platos y productos típicos parisinos, también hay espacio para productos sencillos como el milhojas, el croque-monsieur, el brie, los champiñones y el jamón de... París. La cocina de los bistrots y las brasseries también es digna de mención. Hablando de gastronomía, ciudades como Lyon o Burdeos también merecen una escapada.

París tiene más de ciento diez nacionalidades diferentes, pero no debes perder de vista que hablar francés todo el día es una condición necesaria para progresar. No importa lo complicado que pueda parecerte acercarte a los parisinos debido a sus vidas ajetreadas: depende de ti desplegar la energía necesaria para conocerlos. Entonces comprenderás que el esnobismo y la arrogancia son meros estereotipos.
Por último, aprender francés en Paname (el nombre de París en argot) no debería impedirte descubrir otros acentos más adelante, como el acento cantarín del sur, el acento ch'ti o el acento suburbano. Para hacerse una idea del acento «parigot» y descarado de Belleville o Ménilmontant, hay que volver a escuchar las canciones de Edith Piaf y Renaud o repasar las películas de Jean-Paul Belmondo, Jean Gabin, André Pousse o Arletty. Hoy en día, la dicción parisina es más neutra porque los dialectos que existían en París se han ido conformando progresivamente al francés estándar. En todo caso, París es una ciudad con muchas facetas artísticas, culturales y lingüísticas, ¡mejor para todos!

CURSOS PARA JOVENES
¿INTERESADO EN CURSOS PARA JÓVENES (7/17 AÑOS)?

Nuestras vacaciones lingüísticas en Francia: