Los dialectos franceses

Los dialectos franceses

Publicado el 10.04.2019, de Jean-Luc | Categoría Cultura & Tradiciones

Francia es un país con un gran número de lenguas regionales y dialectos aunque el francés sea el único idioma oficial. El artículo 2 de la Constitución de 1958 no deja lugar a dudas sobre este punto: «La lengua de la República es el francés». Pero ello no quiere decir que a día de hoy Francia rechace los idiomas locales, ya que la Constitución también estipula que «las lenguas regionales forman parte del patrimonio de Francia». ¿La existencia de una lengua oficial es compatible con las prácticas de variantes regionales?  ¿Se debe hablar a este respecto de «regionalismos» o «dialectos» o de «lenguas»?

Dialectos, regionalismos y lengua materna

¡Ni siquiera los lingüistas se ponen de acuerdo en esto! No buscamos aportar una respuesta definitiva a este debate, y nos referiremos a los dialectos como lenguas regionales minoritarias derivadas de una lengua materna. Un dialecto es propio de una zona geográfica y se practica entre un número reducido de hablantes. No se debe dar a la palabra «dialecto» una connotación de menosprecio, ya que un dialecto incluye sus propias características (gramática, sintaxis…) que eliminan cualquier diferencia estructural con un idioma. En cuanto a la palabra «regionalismo», hace referencia a una variedad hablada en una zona geográfica tirando a reducida y rural.

Las cosas se complican cuando entendemos que el propio francés es en sí un dialecto, considerando que deriva del latín, su lengua materna. A lo largo de toda la Historia, las autoridades políticas lo han usado a modo de instrumento al servicio del poder. En primer lugar, el francés era la lengua del rey, y de los dirigentes del país buscaron por mucho tiempo impedir a los habitantes el uso de sus lenguas regionales. «La forma de hablar de la parte más rica de la Corte». Así definía el uso correcto del francés Vaugelas, famoso experto en gramática y académico del s. XVII.

Las distintas lenguas regionales

Pero, ¿cuáles son las lenguas regionales más habladas en Francia? El bretón es una lengua celta que practican unas 250.000 personas muy arraigadas a sus tradiciones. Se trata de un idioma muy complicado de entender para los no iniciados. Por ejemplo, hombre se dice «den» o «gwaz», mujer se dice «plac’h» o «maouez», «dour» significa agua y el verbo haber se traduce como «kaout». Pero, ¿sabes cuál es la lengua regional más hablada en Francia? Pues el criollo. Efectivamente, esta lengua tiene dos millones quinientos mil hablantes. Dibuja una línea que pase por Burdeos, Clermont-Ferrand y Grenoble: al Norte de esta están los dominios de las lenguas de Oïl (franco-contés, valón, picardo, galo…). Al Sur, la lengua de Oc toma el relevo con el provenzal, el nizardo, el gascón…¡Pero no olvidemos que dentro del francés de nuestras regiones se encuentra el corso o el flamenco!

¿Cuántas lenguas regionales hay en Francia?

Según los lingüistas, en Francia existirían unas 75 lenguas regionales, de entre las cuales algunas se enseñan en la escuela, como el occitano, el bretón, el vasco, el corso, el alsaciano o algunas lenguas melanesias como el tahitiano. En Francia, cada año 400.000 alumnos estudian una lengua regional en colegios públicos y privados. Es importante que los alumnos puedan estudiar una disciplina en una lengua regional para presentar a las pruebas del Bac. Si no reforzamos y valoramos esta enseñanza seremos testigos de la desaparición de este patrimonio lingüístico. En cuanto a los que estudian francés como lengua extranjera, es importante estar familiarizado con las diferentes formas de pronunciar para conocer mejor la cultura local. En Antibes, muchos nombres de pueblos incluyen una consonante final que tiene que pronunciarse (BioT, ValluriS…). ¡De lo contrario, se te considerará un norteño!

Los acentos en Francia

¿Se debe hablar sin acento? ¿Hay alguna región sin un acento específico? Seguramente no, porque aún hoy todas las regiones están influenciadas por su lengua regional. Así, en la zona de Toulouse las vocales finales se pronuncian debido a la influencia del occitano. Todos conocen la lengua del Sur y el acento sureño, inmortalizado por las obras de Pagnol, o el acento ch’ti famoso por la película Bienvenidos al Norte. Más desconocido, el acento franco-contés forma parte de los acentos más cautivadores de Francia. Los habitantes de esta región (que incluye ciudades como Besançon o Belfort) pronuncian la [o] cerrada como una [o] muy abierta, y pronuncian la [t] al final de las palabras. La [o] de vélo se pronuncia como la [o] de botte, y el número vingt se pronuncia vinte.

Un acento puede ser discriminatorio en el sentido de que la parte encantadora y divertida de algunas formas de hablar parece incompatible con funciones más bien «serias». Las profesiones de cantante (Francis Cabrel, Claude Nougaro, Mireille Mathieu…) actor (Michel Galabru, Fernandel, Raimu…), comentarista de partidos de rugby (Pierre Albaladejo) o crónico gastronómico escapan de las garras de estos estereotipos. Sin embargo, en otros ámbitos (medios de comunicación, política…) aquellos con un marcado acento sureño, alsaciano o corso son los menos. Entre otros, citaremos al periodista político Jean-Michel Apathie, al filósofo Michel Serres o al diputado Jean Lassalle.

La glotofobia (del griego glotta: lengua) es una forma de rechazo que discrimina cualquier acento que no se ajuste al francés normativo que las élites parisinas habrían sacralizado para mantener su poder. Falta de educación o de seriedad, ideas negativas vinculadas con el ámbito rural: los acentos regionales son víctimas de los prejuicios que les comparan con la lengua normativa.

Los dialectos en los países vecinos

¿Cuál es la situación en los países fronterizos? En España la situación es muy distinta, ya que en algunas comunidades autónomas otros idiomas además del castellano pueden gozar de un estatus oficial. En Francia, el francés sigue siendo la lengua de uso en la administración, para los trámites jurídicos, en la universidad… Además del castellano, que es lengua oficial en el Estado español, tienen lenguas regionales como el gallego (en Galicia), el bable (en Asturias), el vasco (en el País Vasco español) y el catalán. A esto se añade el madrileño u otros dialectos típicos de Andalucía o Canarias.

Nuestros vecinos transalpinos también cuentas con un gran número de lenguas además del italiano. ¡En realidad, esta cifra es incalculable, ya que puede variar según ciudades o incluso pueblos! Las más importantes son el siciliano, el sardo, el friulano (Friuli, Venecia) el ladino (Alto-Adigio) y el occitano (Piamonte, Liguria, Calabria…) el napolitano…En el Valle de Aosta se habla incluso francés, y en Bolzano muchos se comunican en alemán.

Publicado el 10.04.2019, de Jean-Luc | Categoría Cultura & Tradiciones
CIA
libero elit. sed Praesent ultricies tempus ante.